ONG Luces del Futuro

Artículos

El Desarrollo Psicomotor (primeros 3 meses)

Imagen Psicomotor.jpg

El desarrollo psicomotor del niño consiste en la progresiva adquisición de habilidades con el pasar del tiempo. A medida que el sistema nervioso central va madurando se comienzan a hacer visibles los progresos fisiológicos del bebe, esta maduración tiene un orden preestablecido y por esto el desarrollo tiene una secuencia clara y predecible: el progreso es en sentido cefalocaudal (de cabeza hacia los pies) y de proximal a distal.

Existen factores que favorecen un adecuado progreso psicomotor, estos son: una buena nutrición, un sólido vínculo madre-hijo y una estimulación sensorial adecuada y oportuna. Por esto es importante que en los primeros meses de vida se consolide el vínculo “padres-bebe”, la lactancia materna ayuda a reforzar este unión, se cante, hable y juegue con el niño.

Los factores que frenan el desarrollo psicomotor son aquellas condiciones que pueden producir un daño neuronal irreversible como: una hipoxia mantenida (falta de oxígeno), la hipoglicemia, y las infecciones o traumatismos del SNC. Otros factores son, la ausencia de un vínculo madre-hijo adecuado y la falta de estimulación sensorial oportuna, además de ciertas condiciones congénitas o adquiridas durante la gestación, o posterior al parto que pueden alterar el desarrollo del niño.

Los hitos principales durante los 3 primeros meses de vida son:

Socioemocional

  • Sonrisa social.

  • Gorjea y arrulla en respuesta a sonidos.

Coordinación viso-motora

  • Sigue objetos cercanos con sonido hasta los 180°.

  • Extiende brazos con manos abiertas ante un objeto.

Lenguaje

  • Produce sonidos guturales al placer y expresa displacer con consonantes nasalizadas “nga, nga”.

Motricidad

  • Eleva la cabeza de 45° a 90°.

  • Intenta apoyarse con los codos cuando esta boca abajo.

  • Junta las manos.

  • Juega e investiga el uso de las manos (a la boca, rostro y agita objetos)

Cognición

  • Voltea con voz conocida

Cristian Chavarría C.
Kinesiólogo

Francisco Ramírez