ONG Luces del Futuro

Artículos

ARTÍCULOS

Vacaciones de invierno: Entretención para niños, desafío para los padres

Los estudiantes de la casa están prontos al receso que finaliza el primer semestre de 2010. Para ellos, quizás una época esperada de descanso escolar, pero para quienes tienen que cuidarlos, este período puede ser un gran dolor de cabeza. La sicóloga Eugenia Vaccaro nos da algunos tips para sobrellevar esta pausa del año académico.

Fotografia Vacaciones.jpg

Como bien se dice por ahí, nadie nos enseña a ser padres ni menos cómo cuidar a nuestros hijos. Es por esto, que la mayoría de quienes se enfrentan a este desafío siguen el modelo de sus progenitores, pero ¿cómo saber si se está haciendo bien? ¿Qué será más efectivo, ser permisivo o autoritario con los niños? Ningún individuo tiene la última palabra.

Para la sicóloga, Eugenia Vaccaro, la solución no es ni lo uno ni lo otro. Para ella, hay que combinar la educación con ternura y firmeza. “Exigir es parte de amar”, expresó. Agregó que los hijos buscan puntos de referencia y modelos de conducta para conocer si lo están haciendo bien, por lo tanto, necesitan que los padres marquen límites claros para saber qué es lo que se espera de ellos sin quitarles el afecto que requieren.

Es así, como en vacaciones, más allá de regañar a los niños, se debe buscar la forma de entretenerlos sin quitarles su espacio para recrearse y sin que esta libertad se transforme en un caos familiar. Sin embargo, para los padres más que descanso esta pausa escolar es fuente de estrés y cansancio, ya que se hace difícil mantener a los hijos “contentos” en casa.

No obstante, no hay que perder de vista que este receso sólo tiene como finalidad recuperar energía y volver a la segunda mitad del año con “pilas” renovadas, por lo que, para la profesional, con el control de algunos puntos, las vacaciones pueden ser entretenidas para ambas partes.

Como primer aspecto fundamental, antes de conocer algunos tips, se debe considerar que los niños son energéticos, activos, creativos y con mucha vitalidad para realizar diferentes actividades. Por ello, a continuación, se presentan distintas directrices que ayudarán a los padres a enfrentar de mejor manera las vacaciones de invierno:

  1. Planifique las actividades que los niños realizarán en vacaciones. Tener un plan de antemano le permitirá organizar el receso y pensar en distintos panoramas.

  2. A algunos niños pequeños se les dificulta entretenerse por si solos y requieren de juegos dirigidos. Una sugerencia para ellos sería realizar un calendario de actividades, implementando el “día de...” Ejemplo: “el día del fútbol”. De esta forma, el niño sentirá que tiene muchas acciones entretenidas por hacer.

  3. Incorpore a sus niños a labores del hogar. Asígneles pequeñas tareas para que se sientan incluidos en el quehacer diario. Esta será una forma diferente de compartir con ellos.

  4. Aproveche el tiempo para aumentar la comunicación familiar y compartir en familia.

  5. Evite que los niños vean mucha televisión o que no tengan alguna actividad diaria. Por el contrario, es mejor programar acciones que los mantengan activos como, por ejemplo, las que se pueden desarrollar al aire libre, que incentiven el deporte y la recreación con sus pares. Así se estimulará el desarrollo de habilidades cognitivas, físicas y sociales. 

  6. En casa, incentívelos a través de actividades lúdicas, tales como: dibujar, leer cuentos y jugar. Esto ayuda a la expresión de emociones y a compartir gratos momentos en familia.

  7. Como existe un cambio de rutina es necesario que aproximadamente dos días antes del término de vacaciones, se adopte un horario similar al de clases, para que así los niños se reincorporen satisfactoriamente a su ritmo habitual y no tengan dificultad en retomar horarios de sueño y alimentación.

A juicio de la profesional, siguiendo estos tips, las vacaciones de invierno (y más adelante las de verano) serán muy llevaderas tanto para padres como hijos. De esta manera, lo que pudo ser un dolor de cabeza se transformará en un precioso tiempo familiar para compartir en medio del año.

Francisco Ramírez